lunes, 11 de junio de 2012

Le pregunto si las cosas están en manos de dios

 

 182740_1590804532166_1297442359_31334931_2472189_n

Me dice que no cree en dios. Le digo que yo tampoco. Y me voy. Afuera, sólo tiempo.

Me voy pensando que necesito una religión. Ya mismo. Tendría que poder bajar y comprarme una. O pedir que me la traigan a casa. Deme la más cara. El dinero ya no es un problema para mí. El concepto de "ahorro" se volvió algo cruel. Quiero la mejor. ¿Tiene un catálogo? A ver... Déjeme ver... No, discúlpeme, pero no está en mis planes reencarnar, al menos que usted pueda darme algunas garantías, claro... Trabajé toda la vida, ¿sabe?

¿Cómo es el paraíso cristiano? Muéstreme... ¡Pero acá no se ve nada! Escúcheme, yo no quiero sensaciones. A quién le hago el reclamo después si usted me vende una sensación que yo no percibo. ¿No tiene algo parecido a un spa?

Sí, ¿por qué no? El paraíso de los vikings es interesante: el hombre del martillo, ¿cómo se llamaba? ¿Sigue siendo rubio y musculoso como en los dibujitos animados? ¿Tiene lugar ahí? Porque me gustaría hacer una reserva. ¿Cómo que tengo que morir combatiendo? ¿No se da cuenta de que soy una mujer? Estúpido. Escandinavo y estúpido.

 

LA AUSENCIA DE TODAS LAS COSAS, Viernes 22:30, El Popular (Chile 2080)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada